En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…

Mi reflexión de hoy está relacionada con los cambios lingüísticos que, en las obras literarias, se dan de una edición a otra. ( A algunos lectores este tema les va a resultar familiar y os invito a que participéis dejando vuestro comentario).

En un curso online que estoy realizando, esta semana hemos visto como existen diferencias lingüísticas entre las ediciones de una misma obra; concretamente, uno de los ejemplos con los que se ha trabajado es el siguiente:

<<Yo soy bonísima, bonísima… Tu abuelita mismo lo dice. Me gusta pintarme un poco y divertirme un poquito, chica, pero es natural a mi edad… >>(C. Laforet, 1945: Nada. 21ª edición, B., Destino, 1971, p. 131)

<<Yo soy buenísima, buenísima… Tu abuelita misma lo dice. Me gusta pintarme un poco y divertirme un poquito, chica, pero es natural a mi edad… >>(C. Laforet, Nada. 2ª ed., corregida, Destino Clásicos, 2010, p. 131 / 143)

Parece ser que la solución a esta dicotomía es que el cambio realizado por la editorial es correcto, dado que actualmente se prefiere la forma buenísimo frente a bonísimo. Según se argumenta, el cambio realizado en la edición más moderna es correcto porque se elide el tono anticuado de la expresión en favor de una forma moderna  que responde a una expresión más actual y generalizada.

Este ejemplo me ha llevado a pensar ¿qué ocurría si esto mismo lo hubiésemos hecho con una obra tan importante dentro de las letras españolas como es el Quijote? ¿qué versión del Quijote sería la que hoy en día leyésemos?

Imagen

 

En mi opinión, creo que es correcto que las editoriales corrijan aquellos errores lingüísticos, intolerables, de una edición a otra, pero en casos así creo que no deberían cambiarse las palabras, pues las palabras en sí mismas son las que no ayudan a saber qué se prefería en una época determinada y qué se prefiere ahora y así poder estudiar esos cambios que se dan en nuestra lengua y que son muestra de la evolución de esta.

Si esto que se ha hecho con la obra de Carmen Laforet se hubiese hecho con el Quijote no sé que hubiese pasado. Una obra cuya riqueza léxica es tan importante, una obra a la que se puede remitir para un estudio de cualquier tipo, una obra que es la muestra de la lengua de su época. ¿Qué cambios de expresión se habrían dado en el Quijote? ¿Cómo habría quedado ese inicio de la obra que todos conocemos? ¿En un lugar de la Mancha, de su nombre no quiero acordarme,no hace mucho tiempo que vivía…?

Espero vuestras respuestas.